Válvulas

POST ACTUALIZADO EN noviembre, 2022

En la industria automotriz, las válvulas son instrumentos diseñados para abrir, cerrar, conectar, desconectar y regular el paso de gases simples o tóxicos. Son piezas imprescindibles en el buen funcionamiento del motor de tu vehículo, calibrando su fusión con otros de sus componentes. Descubre a continuación, qué son, para qué sirven, los principales tipos e importancia.

¿Qué son válvulas?

Válvulas

Son elementos metálicos que forman parte del motor de un auto que se encargan de abrir y cerrar los canales de admisión y escape de gases. Están elaboradas en una aleación de acero resistente a las altas temperaturas, hasta 1000º C, en forma de clavo que consta de un cuerpo alargado o vástago y un cabezal.

Ubicadas en la superficie de los cilindros, su función principal radica en la combustión del  oxígeno y combustible, para expulsar sus gases producidos al explotar. Sin las válvulas, el funcionamiento del motor sería poco factible, ya que de su movimiento depende la energía producida por dichas piezas.

¿Para qué sirven las válvulas?

Las válvulas sirven para controlar la entrada y salida de la mezcla de combustible aire al motor. Gracias a esto, el aire entra con facilidad para mezclarse con el combustible y lograr la expulsión de gases residuales, acción que permite el movimiento del coche.

Además, el funcionamiento de las válvulas es constante, en sincronización con los pistones y bujías que se encargan de aportar la chispa que hace explotar el combustible. Si no se ajustan correctamente, el motor no podrá quemar el combustible con efectividad, lo que minimiza su potencia en el kilometraje.

Tipos de válvulas

Existen 2 tipos de válvulas por cada cilindro, que son de admisión y escape. Funcionan en perfecta sincronía, ya que cuando el pistón sube y baja, la de admisión permite el paso del oxígeno al cilindro y la de escape se abre con el fin de expulsar los gases. Dentro de las características principales que la definen se pueden mencionar:

De admisión

Son piezas metálicas que poseen una gran cabeza en forma de clavo. Está situada en el lado superior de los cilindros y se encarga de abrir para dar paso a la mezcla del aire combustible, que viene del carburador hasta el sistema de combustión del motor. Otras de sus características son:

  • Están fabricadas de aleaciones de acero resistentes a altas temperaturas causadas por gases y fricción.
  • Son capaces de templar o graduar el metal para minimizar el desgaste en el vástago y cabeza.
  • Constan de una capacidad de refrigeración al entrar en contacto con la mezcla de aire-combustible, con el fin de disipar las altas temperaturas.

Existen motores que poseen una sola válvula de admisión en cada cilindro, pero hay modelos vanguardistas con más de un ejemplar.

Válvulas de escape

Son elementos metálicos del motor con forma de clavo que se encargan de expulsar los gases producidos en el cilindro del motor, tras la quema del aire y combustible. Otras de sus especificaciones son:

  • Están elaboradas en acero con aleaciones de cromo con manganeso, resistentes a la oxidación y temperaturas de hasta 800 º C.
  • Constan de una estructura más resistente en comparación con las de admisión, por su interacción con gases tóxicos y a las altas temperaturas.
  • Dispone de una excelente conductividad térmica en sus platillos y vástago, que mueven el calor a la línea de refrigeración, minimizando la temperatura hasta 100º C.

Por lo general, los motores poseen una sola válvula de escape en cada cilindro, pero hay modelos con más de una, potenciando su funcionamiento.

Importancia de las válvulas

El buen funcionamiento del motor depende de las válvulas, ya que su principal función es abrir y cerrar los conductos de escape de gases de los coches. Sean de admisión o escape, son responsables de gestionar la combinación del aire combustible dentro del motor, para producir el movimiento del auto.

Además, las válvulas regulan el paso de fluidos o combustible líquido en el sistema de tuberías, con el objetivo de preservar la vida del motor. También, son capaces de graduar la mezcla de oxígeno y combustible que entra al motor en el momento preciso al desplazarse el vehículo.

Si están mal ajustadas o en mal estado, corren el peligro de sobrecalentarse y calcinarse, reduciendo la vida útil del motor, ya que minimiza su capacidad de producir máxima energía. Otro riesgo que se corre al estar desgastadas, es que su conductividad térmica disminuye hasta el grado de que sus materiales se oxidan y dejan de ser funcionales.

En conclusión, las válvulas son piezas fundamentales en un coche encargadas de abrir y cerrar los canales de admisión y escape de gases residuales. Son necesarias para gestionar la mezcla de aire combustible, que potencia el motor al arrancar el vehículo.

Tabla de contenidos

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies de navegación para mejorar la experiencia de los usuarios. Si continúas aquí, aceptas su uso. Más información