Sistema de escape

POST ACTUALIZADO EN octubre, 2021

Todo proceso de combustión conlleva la generación de residuos por distintos motivos. Es por ello, que el sistema de escape automotriz reviste gran importancia, pues es el encargado de expulsarlos de forma completa.  Este proceso vital para el funcionamiento del motor debe ocurrir de forma constante. A continuación, conoce de cerca el funcionamiento de este mecanismo y determina lo importante que puede ser.

¿Qué es el sistema de escape?

Sistema de escape

El sistema de escape se define como un conjunto de tubos y conductos que llevan los gases provenientes de la combustión al exterior. Se trata de un mecanismo que ha evolucionado constantemente debido a que puede controlar el nivel de polución o contaminación que llega al ambiente, de manera que pueda cumplir con la normativa vigente.

Por otra parte, se trata de un sistema que participa en el funcionamiento del motor. Si este se encuentra demasiado libre la potencia del motor se incrementará, aunque aumenta el consumo de combustible y los niveles de temperatura. Se pueden conseguir uno o más salidas de escape por cilindros, las cuales se unen para formar una sola salida.

Partes principales del sistema de escape automotriz

Los componentes del sistema de escape pueden variar de acuerdo a si el vehículo cuenta con control de emisiones o no. Aunque para muchos no es más que un tubo en la parte trasera, se trata de un mecanismo complejo cuyas partes principales son:

Colector o múltiple de escape

Se refiere a un complejo sistema de tuberías que se encuentra ubicado cerca de las cabezas de los cilindros del motor. Está diseñado con curvas suaves y ángulos precisos que conducen los gases quemados generados en la recamara de combustión. Evita las presiones y las contrapresiones que se presentan en el desplazamiento de los gases en el sistema de escape.

Es una pieza que varía en función del modelo del vehículo y están configurados con tubos independientes que llevan el mismo diámetro y longitud. El material de fabricación de estos colectores es de hierro fundido lo que permite soportar las altas temperaturas. Su diseño optimiza el funcionamiento del motor.

Conductos de evacuación

Son los encargados de dirigir los gases de combustión desde el colector hasta la salida a la superficie. Por lo general, se encuentra ubicado en la parte posterior del coche. Existen diversos tipos de conductos de evacuación que varían de acuerdo al diseño del coche y los más comunes son:

  • Conducto inicial: Los gases de combustión se reciben desde el múltiple.
  • Conducto intermedio: Es la etapa donde conecta el tubo de escape con el silenciador. Aunque no todos los vehículos poseen esta parte del conducto, es muy importante para reducir la contaminación sónica.
  • Etapa final: Esta es la parte que complementa el diseño, tiene un tamaño de unos 35 centímetros y es donde finaliza la expulsión de los gases.

Su construcción debe ser de un material que resista la oxidación producida por la reacción química que sucede cuando los gases se vuelven líquidos al bajar la temperatura del motor.

Convertidor catalítico

Es uno de los componentes que se encuentran en coches con sistema de control de emisiones. El convertidor catalítico o catalizador incide en la interacción con los gases, para que estos reduzcan notablemente la carga negativa en el medio ambiente. De este elemento se pueden conseguir:

  • Convertidor de una vía: Estos son ideales para la oxidación del monóxido de carbono y de hidrocarburos.
  • De dos vías: Posee un cuerpo doble, donde el primero actúa sobre los gases nitrogenados que provienen de la recamara. El segundo cuerpo influye sobre los hidrocarburos y el monóxido de carbono.
  • Oxidante de tres vías: Son los más avanzados en tecnología, ya que elimina los tres gases contaminantes gracias al catalizador incluido en su estructura. Se diferencia por tener control electrónico que mide la cantidad de gases.

El material de su fabricación generalmente es de platino, paladio, rodio y material térmico que prolonga su efecto, especialmente, cuando el vehículo está apagado. Su eficacia se debe a su composición y diseño, que permite la expulsión de más o menos gases.

Sensores de oxigeno

Es un sensor de tipo electrónico que se encuentra situado antes del catalizador, propio de los sistemas modernos. Esta ubicación le permite medir la concentración de oxígeno antes de que ocurra alguna avería. Por ejemplo, si la cantidad no es suficiente, se emite una señal que regula la cantidad de combustible. De esta manera, se produce una mezcla eficiente y cuida el motor.

Silenciador y resonador

Se trata de un dispositivo cilíndrico que permite que la onda de choque se haga de manera constante y silenciosa. Está compuesto por placas, tubos perforados, materiales aislantes, entre otros, pues su función es reducir al máximo la contaminación sónica que emite. El resonador, es un dispositivo que anula cierta frecuencia de sonido y que cancela ciertas ondas emitidas por el silenciador.

Tubo de cola

Es la parte final del sistema de escape y la más visible. Su función principal es expulsar los gases que se producen del proceso de combustión para evitar que queden en el coche.

Funcionamiento del sistema de escape

El sistema de escape automotriz tiene la función de conducir los gases quemados desde la culata al exterior. Esta misma capacidad le permite reducir el sonido producido por los gases y el efecto contaminante que pueden tener. De esta manera, puede cumplir con los siguientes objetivos:

  • Mejor sonido, lo que ofrece confort y comodidad al viajar en el coche.
  • Mayor rendimiento del motor.
  • Ofrece mayor estética y potencia.

En conclusión, el sistema de escape automotriz es uno de los mecanismos más importante del vehículo. Por ello, es importante dar el mantenimiento adecuado para que pueda ejercer su función de manera efectiva.

Comentarios:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© CodigosDTC.com es producido por Emprento CA | 2021