Inyección directa

POST ACTUALIZADO EN noviembre, 2022

Para nadie es un secreto que el sistema de inyección electrónica es uno de los más empleado en la actualidad. Una de las modalidades más usada es la inyección directa, la cual se destaca por darle mayor potencia al vehículo. Además, se ha diseñado de manera que logre reducir las emisiones de gases contaminantes y para proteger el motor al mismo tiempo. A continuación, conoce en profundidad sus partes y funcionamiento.

¿Qué es un sistema de inyección directa?

inyección directa

La inyección directa es aquella que introduce el combustible directamente a la cámara de combustión, independientemente de si se trata de un motor de gasolina o diésel. Debido a la intervención de un catalizador de tres vías, las emisiones de gases contaminantes como hidrocarburos, monóxido de carbono y óxidos nítricos, entre otros, ha logrado su reducción hasta en un 99 %.

Para la implementación de este sistema, se valen de distintos diseños en la cabeza de los pistones que permiten estratificar la mezcla para lograr que inflame de forma adecuada. Debido al avance de las características en los motores de gasolina, este sistema ha permitido desarrollar potencia y mejorar el funcionamiento de los coches en diversos aspectos.

Principales características

La inyección directa representa para el usuario una ventaja con respecto a otros tipos de suministro de combustible. Este hecho ha repercutido en el buen funcionamiento del vehículo en cuestión debido a las siguientes características:

  • El consumo de combustible es menor y las pérdidas de calor son muy reducidas.
  • Los niveles de comprensión son mucho más altos.
  • La inyección directa es mucho más estable, por lo que el desequilibrio de los pistones se reduce.
  • El motor puede percibir más aire. Además, hace uso de una mezcla más homogénea, lo que no hace necesario el uso excesivo del acelerador.
  • La forma en cómo se encuentran diseñados los pistones y la cámara, permite aprovechar al máximo todo el sistema de válvulas.

Una característica de los vehículos de inyección que es muy conocida, es la capacidad que tiene el motor de funcionar de forma óptima en frío. Esta situación permite que el conductor pueda arrancar de forma inmediata, sin tener que encenderlo durante unos minutos para luego ponerlo en marcha.

Partes de la inyección directa

Como la inyección directa e indirecta se diferencia más que todo en el lugar de la combustión, los elementos que la componen son básicamente los mismos. Los más comunes se describen a continuación:

  • Depósito: Es donde se almacena el combustible y forma parte del sistema de inyección.
  • Bomba de gasolina: Parte fundamental en este sistema. Es la que nutre de combustible de manera constante el cuerpo de inyección.
  • Rieles o tubería de descarga: Es por donde pasa el combustible para llegar a los inyectores.
  • Inyectores: Pulverizan el combustible en forma de aerosol. Este proceso se hace infinidades de veces, sin escape de gasolina o diésel, según corresponda.
  • Mariposa: Controla el aire que accede a los cilindros del motor, regulando la combustión.
  • ECU: Es la unidad de control electrónico, la encargada de que el proceso sea eficaz.
  • Válvula Canister: Reduce la aspiración de gases por el motor.
  • Filtro: Se encarga de retener las impurezas e impide la intromisión de polvo que pueda dañar el sistema.

Según la marca, también es posible disfrutar de múltiples sensores que garantizan que el sistema funcione de manera precisa.

¿Cómo funciona este tipo de sistema de inyección?

El funcionamiento de la inyección directa se puede dar tanto en vehículos a gasolina como diésel. En este caso, la cabeza del pistón posee una forma que dirige el combustible hacia la bujía y al generar la chispa, se genera la combustión. Otros aspectos que definen el funcionamiento del sistema son:

  • La diferencia con el sistema indirecto es que en este, el inyector se encuentra dentro del cilindro por lo que puede haber una carga homogénea, pobre o estratificada.
  • Para que todo el sistema se mantenga funcionando de manera correcta, es necesario que haya sincronización. A través del computador o mando central, debe ocurrir apertura de válvulas, inyección del combustible y posición del pistón.
  • La selección del tipo de carga con la que trabaja el motor depende del régimen, la temperatura o la potencia del motor. Incluso hay coches que pueden combinar distintos tipos de carga.
  • Para que ocurra la combustión se necesita una mezcla de aire combustible denominada mezcla estequeométrica. El resultado de esta combustión es agua y CO2.
  • Por otra parte, para que el sistema funcione correctamente, la cantidad de aire que ingresa se debe medir con bastante precisión. De esta manera, se logra una combinación perfecta en la cámara y excelente una reconversión de gases por el catalizador.

En conclusión, el sistema de inyección directa lleva más de 60 años cuidando los motores de los vehículos de gama media alta. Trata con eficacia las emisiones de gases que pueden ser contaminantes para el medio ambiente y permite que los coches sean más duraderos debido a las bajas pérdidas de calor. Sin dudas, una obra de ingeniería.

Tabla de contenidos

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies de navegación para mejorar la experiencia de los usuarios. Si continúas aquí, aceptas su uso. Más información